La sostenibilidad y el respeto por el medioambiente se han convertido en realidades que afectan a todo el mundo. El compromiso de conseguir un planeta mejor no solo es el objetivo de Gobiernos y grandes corporaciones, también lo es de las personas y empresas que, en su día a día, aportan su granito de arena. Mejorar nuestra calidad de vida está en juego.

El marketing verde es uno de esos factores que ayudan a construir un mundo mejor. Un movimiento surgido de la preocupación de los ciudadanos por hacer políticas que ofrezcan soluciones éticas. Cada vez son más las personas comprometidas con el medioambiente. Pero ¿sabes en que consiste este concepto?

¿Qué es el marketing verde?

La relación entre las empresas y el consumidor se ha transformado. Gracias a la influencia de las redes sociales, los consumidores se han convertido en parte activa de las acciones de las marcas. Sus necesidades y preocupaciones se reflejan en las estrategias comerciales de cualquier organización.

Por ello, en la actualidad, las empresas también se están posicionando a favor del cuidado del medioambiente. No solo como parte de sus valores internos de cara al público, sino también creando estrategias y acciones orientadas hacia el objetivo de la sostenibilidad. El marketing verde se basa en que el comportamiento de la empresa no dañe el ecosistema. Es decir, que las acciones que realice, los métodos de producción y los artículos que fabrique o comercialice sean respetuosos con el entorno.

Podríamos definir entonces este tipo de marketing ecológico como el desarrollo, comercialización y distribución de productos teniendo en cuenta el impacto medioambiental que tendrán.

¿Cómo el ecomarketing beneficia a tu empresa?

Entre las ventajas del marketing ecológico que pueden beneficiar a tu empresa, se encuentran las siguientes:

Llegar a consumidores concienciados con la sostenibilidad. Es decir, implementar nuevos cambios en estrategias comerciales y procesos de producción. De esta forma, podrás acceder a un público más concienciado y obtendrás nuevas oportunidades de evolución y desarrollo. Por otro lado, atraerás a nuevos clientes que buscan un consumo más responsable. Recuerda que las generaciones más jóvenes quieren productos y servicios que vayan más allá y ofrezcan valores responsables.

Uso de materiales que contaminan menos. Utilizando productos respetuosos con el medioambiente y promoviendo su empleo disminuye el impacto negativo sobre el ecosistema.

Cambiar hábitos de consumo. Uno de los grandes retos del marketing es lograr que el consumidor actúe de forma diferente. Un modo de hacerlo es trasladando la preocupación ecológica al consumo. Así, se pueden llevar a cabo acciones reales que ayudan a educar al consumidor y proponen soluciones alternativas a hábitos ya asumidos.

Mejorar la imagen de la empresa. El respeto por el entorno revaloriza tu marca y, además, provoca que el consumidor la vea de forma distinta. Es importante que seas transparente y que muestres un compromiso real con distintas acciones y campañas.

Innovar con soluciones responsables. Optar por el green marketing te permite introducir nuevas alternativas en distintas áreas de la empresa. Estrategias más creativas que ayudarán a mejorar tu negocio.

Apostar por el marketing ecológico debe ser un verdadero compromiso. Algunas empresas realizan un greenwashing, es decir, un lavado de imagen para aparentar el cambio de modelo. En realidad, se trata de seguir utilizando los mismos hábitos anteriores con ligeras variantes. Por ejemplo, emplear colores verdes o azules asociados a la naturaleza en los soportes de comunicación o introducir un decálogo ecológico en la página web copiado de otras compañías con el mismo modelo de negocio.

El marketing verde exige acciones reales y soluciones que se reflejen en el día a día. El consumidor sabe distinguirlas. Pásate al marketing ecológico y aporta tu grano de arena para conseguir un mundo más sostenible.

Entradas recomendadas