La coherencia de una marca es tan importante como otros aspectos relacionados con el Social Media, tales como el engagement o la coordinación de los contenidos. De hecho, es esencial que seamos fieles a nuestro estilo, en especial a los valores por los que se rigen la misión y la visión de una compañía. Es más, no basta con tener una buena página web si después damos un pésimo servicio de atención al cliente.

La importancia de la coherencia de marca con el engagement

Establecer vínculos con los seguidores de una marca es algo esencial, al igual que ocurre con la posterior fidelización del cliente. De hecho, hablamos de un conjunto de acciones que tienen que ver con la coherencia de una marca en cuanto a la estrategia de comunicación que haya elegido.

Es más, todas las marcas suscitan diferentes sensaciones en la sociedad, tanto cuando las vemos por primera vez como cuando somos clientes habituales. Por ello, no podemos pensar que nuestra empresa es una excepción, sino más bien del impacto que podemos causar y cómo dirigir las acciones bajo una misma coherencia.

Así, esta primera impresión será la responsable del posicionamiento percibido por nuestro negocio. Y aquí llegamos a un punto muy importante: el lugar que ocupa la imagen de una empresa en la mente del consumidor. Pues bien, debemos dirigir esos esfuerzos para que la coherencia sea total y no lleve a contradicciones.

La primera impresión cuenta

Al igual que ocurre con las personas, cuando vemos una marca por primera vez, nos hacemos una imagen de lo que nos puede ofrecer. De este modo, comprobamos que una marca es la suma de todo lo que hace, desde el servicio que brinda hasta el producto que vende y la utilidad de dicho producto. Y todo ello sin perder de vista la comunicación digital que desarrolla.

Así, para que una marca sea coherente debe ser capaz de transmitir un mismo concepto, para que los seguidores mantengan esa imagen fiel de lo que hace. De hecho, si no cuidamos este aspecto y los valores que representa, el efecto puede ser bastante perjudicial, hasta el punto de afecta a la reputación y el posicionamiento de la empresa o persona representada por dicha marca.

Incluso, esta incoherencia es vista como una de las razones principales por las que las personas castigan a las marcas, ya que se puede entender como una traición de sus propios valores. Lo veremos más claro con el siguiente ejemplo: si una marca se ha posicionado con un firme compromiso social, efectuar una acción contradictoria llevará a una crisis de reputación.

El papel de las redes sociales

Si antes esta coherencia de marca tenía importancia, el auge de las redes sociales ha llevado a que su relevancia sea mucho mayor. Así, con el mundo del Social Media vemos que toda la información termina saliendo a la luz, de ahí que la importancia de ser coherentes con el mensaje sea mucho mayor.

De la misma manera, vemos que son muchos los casos de marcas que han tenido crisis de reputación por no seguir sus principios. Por tanto, para evitarlo, más si cabe con la repercusión actual de las redes, debemos trazar una buena estrategia de comunicación donde detallemos los valores por los que nos regimos. Así, dicho plan de comunicación debe estar presente en el modo de actuar de todos los empleados en general.

En resumen, el engagement es algo que podemos conseguir con buenos contenidos, pero sobre todo con una comunidad bien construida, gracias, en parte, al buen trabajo hecho desde la estrategia de una buena coherencia de marca.

Entradas recomendadas