Los stands publicitarios son la mejor tarjeta de presentación de una empresa en ferias, puntos de venta o eventos. Su objetivo, además de despertar el interés de los clientes potenciales, es proyectar una imagen de marca atractiva que destaque sobre el resto. ¿Cómo lograrlo? En el presente artículo vamos a darte algunas claves que pueden ayudarte a sacarle el máximo partido a esta potente herramienta de marketing.

¿Cuál es la función de un stand publicitario?

¿Sabías que solemos tomar la decisión de compra en el punto de venta entre un 60 y un 80 % de las veces? Este dato demuestra la importancia estratégica de los mostradores publicitarios. Una de sus principales funciones es diferenciar tu marca y presentar de manera clara y original el valor agregado de tus productos o servicios.

¿Qué los hace únicos? ¿Qué ventajas ofrece tu empresa a los consumidores? No se trata de abrumar al cliente con información, sino de transmitirle con eficacia un mensaje relevante y atractivo que lo anime a conocer mejor tu marca y los valores que representa.

Para que un stand sea exitoso y rentable debería reunir, entre otras, las siguientes características:

  • Su diseño debe ser creativo, llamativo y fácil de recordar.
  • Debe estar en línea con la estrategia comunicativa de tu compañía.
  • Su ubicación es fundamental para obtener la máxima visibilidad.
  • Presta atención especial a detalles como la iluminación, la decoración o los materiales.
  • Incluye algún tipo de elemento audiovisual. Esto transmite profesionalidad y ayuda a captar la atención de los clientes.

La publicidad en el puto de venta es, por tanto, un recurso esencial para optimizar las ventas y para implementar una estrategia de comunicación de marca satisfactoria. Cada uno de los elementos que forma parte del expositor responde a un objetivo estratégico concreto. Si quieres obtener la máxima rentabilidad de tu stand, contar con la colaboración y la asesoría de profesionales experimentados del diseño gráfico es siempre muy recomendable.

Tipos de stands o mostradores

Son muchos los factores que intervienen en la elección adecuada de un stand: funcionalidad, estética, comunicación, posicionamiento y gestión de marca, etc. Integrar todos estos aspectos de una manera equilibrada y, al mismo tiempo, impactante es una tarea minuciosa que no puede improvisarse.

En primer lugar, deberías analizar qué tipo de stand se adapta mejor a tus objetivos, ya que estos condicionan sus características.

Si vas a utilizarlo para una campaña temporal, un material versátil y manejable, como el cartón, es suficiente. Si, por el contrario, tu campaña es permanente, deberías apostar por la durabilidad que brindan el metal, la madera o el plástico. Considera también si prefieres montar el mostrador en su destino final, y en ese caso se te envía plegado, o si optas por recibirlo ya listo para exponerlo.

Con respecto a su diseño, los expositores pueden clasificarse en estas tres categorías:

  • Estándar: Su formato y tamaño son invariables.
  • Personalizado: Está diseñado a medida para satisfacer cada una de las necesidades de tu compañía. Son los más indicados para aportar valor diferencial.
  • Mixto: Se trata de un formato predeterminado con algunas características personalizadas.

Otra variable que debes considerar es su ubicación: ¿es para interiores o para exteriores? ¿De cuántos metros cuadrados dispones? En función de ello, puedes optar por un expositor portátil o desarrollar ideas más complejas que requieran mayor espacio.

Como acabamos de ver, el éxito de los stands publicitarios depende de un gran número de decisiones profesionales acertadas. En Aries llevamos muchos años dedicados a ofrecer soluciones de comunicación gráfica y marketing. Descubre en nuestra página web todo lo que podemos hacer para potenciar tu marca. Somos expertos en diseño gráfico y en campañas estratégicas de comunicación. Estamos a tu disposición para asesorarte y para ayudarte a lograr la visibilidad que buscas para tu empresa.

Entradas recomendadas