¿Por qué hablar de la Cadena de Custodia? Aprovechando la celebración del Liber 2019, la Feria Internacional del Libro, creemos que este post os va a encantar.
 
PEFC ha realizado en este contexto una mesa redonda titulada «Libros que crean bosques«. Donde hemos tenido el placer de ser uno de los participantes. Allí se han tratado temas como: la sostenibilidad, la adaptación al cambio y la responsabilidad social.

Desde Aries hemos querido dejar claros 4 conceptos: Adaptación, Desarrollo, Innovación y Compromiso. Y, sobre todo, dejar clara nuestra postura respecto al medio ambiente y las políticas que tenemos.
 
Entre estas políticas está la Cadena de Custodia del papel. Para muchos un enorme desconocido sobre el que hoy vamos a dar claridad.
 
¿Para qué sirve la Cadena de Custodia?
 
La Cadena de Custodia ofrece un certificado que valida que la procedencia del papel es de explotaciones forestales sostenibles.
Según la definición de la Conferencia Ministerial de Helsinki, de 1993, se entiende la gestión forestal sostenible como: «la administración y uso de los bosques y los montes de manera y en tal medida que mantengan su biodiversidad, productividad, capacidad de regeneración, vitalidad y su potencial de cumplir, ahora y en el futuro, funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes, a escala local, nacional y global, sin causar daño a otros ecosistemas«
En realidad, desde la explotación forestal hasta la impresión, el material viaja por toda la cadena de producción. En cada uno de los eslabones debe de implementar un sistema de trazabilidad. Donde se garantice que el impreso final proviene de la explotación certificada.
El seguimiento y mantenimiento de esta trazabilidad es denominada como «Cadena de Custodia».
¿Cómo se consigue y mantiene dicha certificación?
 
La certificación de la cadena de custodia, implica la evaluación de la línea de producción forestal. Desde el árbol hasta el producto final. Lo que incluye todas las etapas del proceso, transformación, manufactura y distribución… Para, de esta forma, verificar que el producto final procede de un bosque bien gestionado.
 
Y que, finalmente el consumidor reciba el producto con una etiqueta. En la etiqueta se garantiza la procedencia de un bosque responsables.
 
La certificación forestal es proceso que realiza una entidad independiente oficialmente acreditada. Su fin es garantizar que los productos proceden de un bosque gestionado de forma responsable. Y, que se aplican los criterios los sistemas de gestión forestal como: PEFC y FSC.
No obstante, esta certificación se realizada por distintas entidades acreditadas. Y, se resumen en permitir poner el logo en los trabajos finales. Es curioso lo que un sencillo logo puede implicar.
 
¿Os habéis fijado alguna vez si trabajáis con empresas responsables? No dudéis en preguntarnos con qué certificaciones contamos y qué ventajas ofrecen.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *