Cada vez existe en el mercado una mayor conciencia medioambiental. Y nos preocupa que nuestros proveedores, sobre todo aquellos que general material publicitario, lo realicen de la manera más sostenible posible.
 
El modelo actual de producción, en el que está basada la economía mundial, se basa en el uso de recursos naturales. Estos recursos naturales son utilizados para la fabricación de productos. Pero tras un periodo de tiempo determinado son desechados o reciclados.

Esto supone un modelo de economía linea plagada de inconvenientes. Algunos de ellos son su baja eficiencia y la reducción paulatina de los recursos naturales.
 
Mientras que el planteamiento de una economía circular ofrece una perspectiva regenerativa. Es decir, busca que todas las materias, componentes y productos mantengan su utilidad y valor en todo momento.
 
Esta estrategia también pretende reducir la entrada de los materiales así como la producción de desechos. Cerrando así los «bucles» o flujos económicos y ecológicos de los recursos.
 
Con esto queda patente que la economía circular no consiste únicamente en reciclar. Su mayor pilar es el desarrollo económico basado en recursos finitos de una forma sostenible.
 
Para desarrollar este modelo es importante tener en cuenta algunas premisas:
 
· 0 residuos. Se eliminan los residuos inútiles. Todos desechos de un ciclo productivo han de suponer materia prima para otro.
 
· Se hace uso de fuentes de energía renovables.
 
· Visión de sistemas. Los elementos de la economía se consideran partes de sistemas. Todo está interrelacionado, y forma parte de un sistema mayor.
 
· Optimización del rendimiento de los recursos. Las materias, componentes y productos ofrecen siempre la máxima utilidad.
 
· Reciclaje como refabricación. Si bien es importante tenerlo en cuenta, no es lo único a tener en cuenta en la cadena. Todos los sistemas han de ser eficientes para el modelo. El el caso de materiales, no se desechan sino que comenzarán a formar parte de un nuevo ciclo.
 
· Colaboración. Compartir recursos reduce los gastos y optimiza su utilización.
 
· Conservación y mantenimiento. Un buen cuidado y mantenimiento alarga la vida de los productos y reduce desperdicio.
 
En el caso del papel, por sus características, permite una aplicación perfecta de los principios de la economía circular. Durante el proceso de fabricación este material biológico se extraen diversos subproductos. Los subproductos y residuos no necesarios, se incorporan de nuevo en el ciclo en búsqueda de un nuevo valor.
 
Pese a lo que se pueda creer, el papel (que se obtiene de la madera), es un recurso renovable. En España actualmente, toda la madera de fabricación de papel procede de plantaciones. En otras palabras, las superficies forestales utilizadas para la producción, son replantadas un ciclo constante. De echo, en España, se plantan anualmente más árboles de los que se talan.
 
En relación a la gestión de residuos, la industria del papel revaloriza el 77% de los residuos de fabricación de papel. Porcentaje que siempre persigue alcanzar el «0 residuos». Algunos de los nuevos usos que reciben estos residuos son para uso directo agrícola o para valorización energética, entre otros.
 
Otro dato que preocupa en gran medida en todo el sector del papel es el gasto de energía y agua. A diferencia de la creencia popular, el porcentaje de reutilización del agua asciende al 95%. Mientras que el gasto energético es prácticamente nulo, gracias a centrales de regeneración energética instaladas junto a las plantas. Así pues, la optimización del rendimiento de los recursos en la industria papelera es perfecta.
 
Pero… ¿Qué pasa tras la vida útil de estos productos? Por suerte, todo el material elaborado con base papel, pueden ser fácilmente reciclados. El reciclaje de papel es una de las acciones más extendidas. En España se recicla un 70% del papel que se consume. Una cifra envidiable para otros sectores. Aunque esperamos que gracias a la concienciación siga aumentando.
 
Ante la idea de crear un material publicitario respetuoso con el medio ambiente, el papel es la respuesta. Sus características son inigualables: natural, biodegradable, reutilizable, reciclable… Nos encontramos en un momento de inflexión y el uso del papel pretende maximizar la sostenibilidad.
 
Desde Aries Grupo de Comunicación, creemos fielmente en el cuidado del planeta. Por eso trabajamos de forma sostenible y con materiales reutilizables. Para formalizar nuestro compromiso aplicamos voluntariamente a la norma ISO 14001 de Gestión Ambiental. Y asumimos la correcta gestión forestal, cumpliendo con los requisitos de la cadena de custodia marcados por FSC® y PEFC.

Entradas recomendadas

1 Comentario


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *