Si vas a llevar a cabo un proyecto de diseño gráfico, es importante que tengas claro cuáles son los formatos más habituales. Conocer sus características principales te permitirá conseguir los mejores resultados. Por ello, en este post vamos a explicarte todo lo que necesitas saber sobre este tema.

¿Cuáles son los formatos más comunes en el diseño gráfico?

Hoy en día, tienes a tu disposición una gran cantidad de opciones para efectuar tu trabajo. Tanto si vas a utilizar una técnica más tradicional como alguna de las tendencias del diseño gráfico de 2022, has de elegir el formato apropiado. A continuación, analizamos los más importantes.

JPEG (Join Photographic Experts Group)

El JPEG es el formato de archivo de imágenes más usual y el adecuado para emplear en internet. Entre sus ventajas, podemos destacar su gran capacidad de compresión, por lo que se consiguen archivos muy ligeros que apenas ocupan espacio.

Además, es totalmente personalizable. De hecho, cuando guardes cualquier proyecto, podrás elegir la calidad de la imagen. Respecto a la compresión, has de saber que este sistema es mucho más efectivo para las imágenes fotográficas que para las geométricas.

GIF (Graphics Interchange Format)

El formato GIF es uno de los más antiguos. Únicamente es capaz de trabajar en una resolución de 256 colores. Esto significa que, en el caso de que quieras utilizar más colores, los archivos perderán mucha calidad.

No obstante, estamos frente a uno de los formatos más versátiles, ya que también admite imágenes en movimiento. Pese al paso del tiempo, continúa siendo muy común en internet y en las redes sociales. Además, no necesita ningún tipo de software externo para poder reproducirse. Por otro lado, cuenta con un formato de compresión propio denominado LZW. Esto permite reducir el tamaño sin perder calidad de imagen.

PNG (Portable Network Graphics)

El PNG apareció para subsanar el problema de la baja calidad del formato GIF, algo que consiguió con creces. Entre sus considerables mejoras, podemos citar el uso modos de color por canales y la posibilidad de conseguir fondos transparentes.

Por otra parte, no presenta ninguna limitación en el número de colores y conserva la calidad de la imagen tras la compresión. Este último aspecto es fundamental para las imágenes que contengan texto, ya que este se podrá leer con mucha más claridad. En la actualidad, es uno de los formatos más recomendados por los diferentes programas de Adobe.

Su único inconveniente quizás sea el peso, pues sus archivos suelen ser el doble de grandes que los GIF. En este caso, tendrás que decidir si prefieres mayor calidad (PNG) o menor peso (GIF).

RAW

Conocido también como «en bruto», este formato en mapa de bits se extrae directamente del archivo original de la cámara fotográfica. No incluye ningún tipo de compresión o modificación, por lo que su peso es enorme, pero también la calidad de la imagen.

En el caso de que trabajes con algún tipo de programa de edición de fotografía, es el mejor archivo para este tipo de proyectos.

TIFF (Tagged Image File Format)

Se trata de uno de los formatos más habituales para los proyectos de impresión más grandes. Este archivo de mapa de bits tiene la misma relación de calidad que el GIF. Su sistema de compresión, basado en el LZW, es propio. Este formato no pierde calidad al guardar las imágenes, aunque su peso es relativamente mayor, y es apto para todo tipo de técnicas de impresión.

Conocer estos formatos del diseño gráfico te ayudará en tus proyectos profesionales. Recuerda que en Aries contamos con un equipo especializado para hacer realidad todos tus trabajos de impresión.

Entradas recomendadas