Por qué es tan importante cuidar la imagen de tu marca

La imagen de marca se define como un conjunto de elementos, intangibles y tangibles, que representan los valores que una firma desea transmitir a su público objetivo. Las diferentes estrategias de comunicación y marketing pueden influir de forma notable en la forma en que los consumidores perciben la imagen de marca.

El primer paso para cuidarla consiste en construir una identidad sólida. ¿Conoces la diferencia entre imagen de marca e identidad de marca? La primera hace referencia a la forma en la que los clientes, los actuales y los potenciales, perciben la firma. Mientras, la segunda, se refiere a la imagen que la propia compañía tiene de sí misma, y engloba todos los valores de la cultura corporativa.

¿Cómo cuidar la imagen de marca?

Al tratarse de la percepción que los consumidores tienen de la empresa, esta no puede controlar al 100 % la imagen de marca. Sin embargo, sí puede desarrollar una estrategia para influir positivamente en cómo se observan los valores y las acciones de la organización.

Cuando una marca tiene una buena reputación, genera confianza en los clientes, lo que se traduce en un incremento de las ventas. También ganan en notoriedad de marca y una ventaja competitiva sobre otras empresas del sector.

Beneficios

Los beneficios de tener una buena imagen de marca son muy interesantes para las empresas. Lo primero a destacar es que son más competitivas. Además, son mucho más creíbles a la hora de interaccionar con los consumidores y crean una propuesta de valor.

Desarrollo del branding

El branding consiste en resaltar el poder de la marca como elemento diferenciador. La marca de una compañía cuenta una historia, la cual debe transmitir una serie de valores y emociones al público objetivo. De lo que se trata es de consolidar la marca y lograr reconocimiento.

Es muy importante trabajar el branding de la marca. Para comenzar, hay que diseñar un plan de marketing, y en el mismo incluir la estrategia de branding, que consta de los siguientes conceptos:

  • Resaltar los valores de la empresa.
  • Generar confianza en los clientes
  • Diferenciarse de la competencia.
  • Destacar las fortalezas de los productos y servicios.

Lo primero que conocen los clientes de una empresa es el logo. Por este motivo, hay que dedicar el tiempo y el esfuerzo necesarios para crear un logotipo que resulte atractivo y cause una buena impresión. El diseño gráfico tiene un papel primordial en la imagen de marca.

También hay que incluir el nombre corporativo o naming. Es lo que va a identificar a la organización, de forma que es interesante pensar en un nombre creativo fácil de recordar. Tienes que pensar en lo que quieres transmitir, haciendo especial hincapié en los valores, la misión y la visión de la empresa.

Reputación online

En plena era digital, es imprescindible desarrollar una buena estrategia en internet. Las redes sociales son una plataforma que permite a las empresas interaccionar con sus clientes y conocer qué opinan estos de ella. Por lo tanto, hay que prestarles atención.

Trabajar el marketing de contenidos también es importante a la hora de cuidar la imagen de marca. Esta herramienta mejora el posicionamiento SEO y mejora la reputación. Además, permite diferenciarse de la competencia y fidelizar clientes.

En definitiva, si quieres que tu negocio crezca y se consolide en el mercado, debes comenzar el proceso de construcción de una identidad de marca sólida. Desarrolla una buena estrategia de branding para posicionar la marca en el mercado, aportando valor al público objetivo y diferenciándote de la competencia. El objetivo es situarte en la mente de los consumidores como una empresa en la que se puede confiar.

¿Qué es un monograma y por qué es tan relevante para una marca?

Logo sencillo

Todos sabemos lo importante que es crear un logotipo para representar gráficamente las marcas de las empresas. Sin embargo, no siempre lo complejo es lo más atrayente, y menos para el mundo del marketing. Aunque hay muchos tipos, generar un logo sencillo, en forma de monograma, es uno de los aspectos fundamentales para obtener el éxito. En este artículo explicaremos qué es este tipo de símbolo visual y por qué es tan importante trabajarlo, a ser posible, de la mano de profesionales de la innovación gráfica, como nosotros.

¿Qué es un monograma?

Un monograma es un logo simplificado que proviene de la combinación de dos o más letras y dan lugar a un símbolo con composición equilibrada. Su propósito es ser reconocido, es decir, conseguir que los clientes sepan qué empresa lo ha creado nada más verlo. Piensa que siempre será más fácil recordar dos o tres iniciales que nombres completos de empresas.

Tanto para crear una startup como para darle originalidad a un negocio familiar, entre otros muchos ejemplos, los monogramas se convertirán en la mejor manera de mejorar el reconocimiento de la marca de empresa.

Personalización profesional de un logo simplificado

Como es lógico, cada uno de estos motivos visuales corporativos está personalizado y no hay dos iguales. Sin embargo, algunas compañías no se esmeran mucho y efectúan monogramas muy similares a otros ya creados. Ese, ya te adelantamos, no es el camino adecuado para que tu logotipo sencillo se quede retenido en la mente de tus clientes.

El quid de la cuestión está en dedicar tiempo para crear un monograma original, llamativo y que exprese creatividad en cada punto de su forma. El objetivo no es solo agilizar la comunicación visual, sino demostrar ese lado creativo que las empresas pueden ofrecer. Si un negocio cuida su monograma, es señal de que se preocupa por mostrar una imagen elegante a sus clientes y, por tanto, brindará más seriedad y confianza a estos.

Como expertos en el sector, te animamos, no solo a crear un motivo que englobe ciertas iniciales, sino a que transformes a estas en una imagen directamente asociada al sector del negocio. ¿Difícil? Tranquilo, que siempre podrás echar mano de empresas especializadas, como la nuestra.

Al fin y al cabo, se trata de suscitar emociones positivas al ver un logo sencillo y, para ello, nada mejor que dar lugar a un símbolo versátil y fácil de memorizar.

¿Dónde utilizar un monograma?

Ahora ya sabes que estos logos simplificados sirven para resaltar la personalidad de las marcas de empresas, además de destacarse y llamar la atención ante su público objetivo. Por ello, queremos darte algunas ideas de dónde utilizarlos en un negocio:

  • En Internet: son muchos los lugares donde se puede acoplar un monograma. Citaremos, entre otros, en páginas web, en imágenes de portada o de perfiles, en firmas de correos electrónicos y en iconos de apps.
  • Para hacer marketing directo en vallas de publicidad, campañas de buzoneo, letreros en escaparates, etc.
  • En los propios productos: aquí se engloban todos aquellos embalajes o etiquetas que se colocan en ellos, sin importar el sector del negocio. Podemos hablar de un bote de comida, del mismo modo que de fundas para smartphone, camisetas o bolsos.
  • Artículos relacionados con la imprenta: confeccionar, por ejemplo, cuadernos, calendarios, sobres, agendas o tarjetas de visitas con un monograma es perfecto como seña de identidad.

En conclusión, ahora que ya sabes lo importante que es crear un logo sencillo para un negocio, solo nos queda recordarte la importancia de trabajarlo. Te recomendamos que siempre apuestes por crear un diseño simétrico entre las letras, además de minimalista, pero que nunca te excedas con el uso de colores. No olvides que los profesionales contamos con los recursos adecuados para conseguir resultados satisfactorios.

Conoce las herramientas más eficaces para conseguir un buen seguimiento de tu marca personal

cómo gestionar marca personal

Realizar un seguimiento de tu marca personal es más sencillo de lo que parece. No tendrás que dedicarle apenas tiempo y podrás obtener grandes resultados. Gracias al monitoreo podrás saber si tus estrategias están funcionando y la percepción que estás consiguiendo por parte de tu público objetivo. Para saber cómo gestionar tu marca personal es importante conocer el resultado de tus estrategias.Seguir leyendo