Cómo evitar la contaminación ambiental a la hora de hacer una campaña

Sostenibilidad

La sostenibilidad y la publicidad responsable van cada vez más de la mano. A la hora de diseñar una campaña, debemos tener en cuenta aspectos como el nivel sonoro o visual que pueda afectar al público y al urbanismo de las grandes ciudades. Por ello, en este post queremos explicarte algunos consejos para ser respetuoso con el medioambiente y, al mismo tiempo, sacar el máximo partido a tus acciones de marketing. ¡Empezamos!

La publicidad exterior sigue siendo muy necesaria

Los últimos estudios de neuromarketing elaborados por Rob Ellis en el Neurocamp de 2017 revelan que la publicidad exterior sigue teniendo un papel fundamental. Pese a la reciente transformación digital que estamos viviendo, todos los formatos offline logran un mayor impacto en el usuario que internet o las redes sociales.

En los últimos años, la saturación publicitaria en las grandes urbes ha sido evidente. En este sentido, se ha integrado sin tener en cuenta todos los efectos contaminantes que puede producir. Por un lado, da la sensación de dejadez y también agudiza la contaminación lumínica, lo que afecta de manera directa a todas las especies animales que viven en su hábitat. Por otro, a nivel estético tiene repercusiones en su imagen exterior.

Por esta razón, cada vez es más necesario hacer publicidad de forma sostenible. Fernando Olivares recogió en sus investigaciones de 2009 que la saturación publicitaria puede conllevar consecuencias para el sistema nervioso. Provoca estrés y cefaleas, e incluso puede distraer a los conductores y producir accidentes de tráfico. Por lo tanto, queda claro que urge encontrar otras estrategias que sean más beneficiosas para la sociedad.

Cómo hacer publicidad sostenible

Quizás creas que esta pregunta tiene una respuesta sencilla, pero no es así. Conseguir una publicidad sostenible va mucho más allá que simplemente ser respetuoso con el medioambiente. En primer lugar, las marquesinas que se usan para anunciar los productos o servicios de las empresas han de integrarse dentro del plan urbanístico de la ciudad.

Por otro lado, resulta fundamental crear un valor que sea compartido por la sociedad y por la empresa. No olvides que la presencia de una marca anunciándose de forma sostenible y respetuosa con el entorno es capaz de generar beneficios sociales y ambientales para la ciudad. Además, la compañía se beneficia a nivel económico reforzando sus ventas. Por este motivo, cualquier proyecto de publicidad sostenible, aparte de reducir la huella ecológica, debe desarrollar una función cultural.

El uso de nuevas técnicas de marketing, como el place branding, es realmente beneficioso, pues también se contribuye a dar a conocer el lugar. A la hora de desarrollar tu estrategia publicitaria, ten en mente todo el entorno en el que la vas a integrar. La sostenibilidad en el espacio urbano es primordial, por lo que has de distribuirla de forma ordenada y no sobrepasar los límites de contaminación visual o lumínica.

Poner en práctica la responsabilidad social corporativa

Esta es la única manera de configurar una publicidad que vaya más allá de vender. No basta con proyectar unos valores relacionados con la responsabilidad social corporativa, sino que también hay que ponerlos en práctica. De esta forma, tu empresa demostrará que no solo busca generar beneficios.

El empleo de materiales sostenibles, como el papel para imprimir y una tinta que no sea tan contaminante, también ayudará a combatir el cambio climático y a mostrar el compromiso de la empresa con la naturaleza.

La sostenibilidad y el respeto al medioambiente son dos principios imprescindibles para la publicidad responsable del siglo XXI. El marketing tradicional sigue teniendo un gran tirón en la sociedad, por lo que hay que sacarle el máximo partido, pero siempre respetando el entorno.

¿Por qué nos atraen más ciertas tipografías?

Llamativo

Tener un tamaño de letra sorprendente no quiere decir que vayas a llamar más la atención ni vender más. De la misma manera, si decides colocar una letra con un tamaño llamativo, es posible que consigas justo el efecto contrario. De hecho, es esencial que sepas escoger la letra adecuada para cada momento y con coherencia. Por ello, aquí hablaremos de la tipografía de los logos o los textos de las campañas.

¿Cómo influye la psicología en la tipografía?

Si piensas que la tipografía no tiene importancia en las posteriores ventas, debemos decir que estás bastante equivocado. Se trata de un aspecto fundamental, tanto como la importancia que tiene la psicología en los distintos tipos de tipografía. ¿Todavía no sabes de lo que hablamos?

La psicología tipográfica hace referencia a todas las emociones que nos puede evocar una tipografía. Es como si las fuentes tipográficas tuviesen distintas personalidades, desde alegres hasta serias o informales. De hecho, al igual que ocurre con la psicología del color, el tipo de letra hace que tengamos diferentes emociones y sensaciones.

Así, las emociones suscitadas no serán las mismas con una tipografía con serifa que con una manuscrita. Es más, es esencial que conozcas bien los diferentes tipos de fuentes que existen, además de las sensaciones que pueden suscitar si las incluimos en la promoción de un producto o servicio. De la misma manera, este estudio te ayudará con la coherencia del mensaje y reforzará la conexión visual con el espectador.

Relacionado con lo anterior, si dominas las personalidades de las tipografías, podrás aplicar ese sentido común para comunicar el mensaje que quieres transmitir. Así no estarás llevando al engaño, sino que evocarás otras sensaciones gracias al uso del tracking.

Aquí tienes un ejemplo: Si amplías los espacios entre caracteres de una tipografía condensada con el texto en mayúscula, podrías evocar un efecto de sofisticación.

Otro ejemplo sería el de una empresa que quiera mostrar modernidad e innovación desde su identidad de marca. Así, un modelo de letra con serifa no sería la mejor opción. En cambio, si una marca se dirige al público infantil, podríamos buscar una tipografía que fuese más pícara, con un estilo más desenfadado y alejado de lo clásico.

¿Por qué es tan importante la elección de una tipografía para el logo o los textos?

Como hemos comentado, las diferentes tipografías influyen en el impacto que tienen sobre los usuarios, hasta el punto de llamarles más la atención unas que otras. Esto hace que algunas campañas tengan más éxito. Por tanto, debes ser cuidadoso al elegir el tipo de letras más adecuado para la tuya. Es importante que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

  • Producto o servicio a promocionar. No todos los productos o servicios tienen el mismo impacto, por lo que debes hacer una investigación para determinar la mejor tipografía en función de cada caso.
  • Público objetivo. Dependiendo del público objetivo al que te dirijas, tendrás que escoger un tipo de letra u otro. Por ejemplo, si es un público más juvenil, puedes optar por una letra más fresca. Al contrario, si el público es más profesional, el dibujo de la letra tendrá que ser más serio.
  • Tamaño de la tipografía. Es importante que no eclipses el producto que quieras promocionar con un modelo de letra demasiado grande. Del mismo modo, tampoco debes optar siempre por una letra muy pequeña. En estos casos, tendrás que hacer estudios visuales para determinar, también en función del producto o servicio y del target, qué tamaño escoger.

En resumen, no hace falta colocar una tipografía sorprendente ni llamativa; basta con ser coherente con el mensaje que quieres dar, también desde el tipo de letra. Además, así estarás mostrando seriedad y profesionalidad, algo que valoran mucho los compradores.

La importancia del color en una campaña de marketing

colorimetría

Desde muy pequeños, en cuanto aprendemos a distinguir los colores, hay algunos que nos llaman más la atención que otros. Los colores afectan a nuestros sentimientos y envían señales a nuestra mente. Señales de calma, de agitación, de diversión o de seguridad. ¡Hasta la naturaleza los usa para advertirnos de los peligros! Y todo esto no es casual ni aleatorio, la ciencia nos ayuda a medirlo y cuantificar su percepción gracias a la colorimetría.

Pero, ¿qué impacto tiene cada color en la conducta humana? Y en este sentido, ¿cómo pueden favorecer y mejorar tu campaña de marketing? Vamos a echarle un vistazo a la psicología del color en este artículo para que le saques el mayor partido. Todo dependerá de a qué público apeles, el mensaje que quieras transmitir o la imagen que quieras proyectar en general. Te convendrá decantarte por un lado de la pantonera o por otro (en una entrada anterior encontrarás más información sobre los tipos de guías Pantone).

Los colores más valorados y efectivos

Armonía y fidelidad: los tonos del azul. Según los estudios de la colorimetría, el azul es el color preferido de la gran mayoría de la gente y el mejor valorado. Como color primario, transmite simpatía y hasta musicalidad, a pesar de su inmerecida fama de frío. Grandes de los seguros y la cosmética han elegido este color para sus más exitosos planes publicitarios.

Pasión y chispa: la gama del rojo. Has de saber que si tu campaña grita juventud, pasión y alegría, los rojos primarios (y los naranjas más cercanos al rojo) son tu mejor aliado para enviar tu mensaje a tu potencial cliente. No hay más que pensar en conocidísimos nombres del motor o las bebidas refrescantes como ejemplos de la efectiva llamada del rojo.

Paz y ecología: verde que te quiero verde. La psicologia del color nos cuenta que, a pesar de ser un color secundario y no ser puro, el efecto que produce el color verde en el estado de ánimo sí es de pureza y frescura. Apela a la vida en su esencia, a lo natural. Además, recuerda siempre que todo aquello que transmita respeto por la naturaleza, no solo es atractivo sino además prioritario hoy en día. Por algo es el elegido de tantísimas marcas y acciones publicitarias.

Los colores menos valorados

Además de los colores primarios y secundarios, existen lo que se llaman las mezclas subordinadas: el rosa (mezcla de rojo y blanco), el marrón (mezcla de naranja y negro) y el gris (mezcla de blanco y negro). Y precisamente son estos tres los menos efectivos en campañas publicitarias y, por tanto, los menos utilizados. Debes huir de ellos (como colores principales de tu imagen), pues transmiten ambigüedad y falta de carácter, rasgos que no muy probablemente no deseas que te representen.

Ahora bien, a pesar de la eterna disyuntiva de si el blanco y el negro son en realidad colores, lo cierto es que encierran y expresan emociones interesantes que tal vez quieras que formen parte de tu imagen o tu mensaje. La psicologia del color nos cuenta que el blanco se asocia con la perfección y la inocencia. El negro, en cambio, con el poder y la elegancia.

Ningún factor es, o debe ser, casual a la hora de planificar tu campaña de marketing. Tras tener muy claro a quién te diriges y qué mensaje quieres transmitir, el uso del color te facilitará la labor de crear una u otra emoción. Y al fin y al cabo, las emociones rigen nuestros impulsos y nos hacen sentirnos atraídos o repelidos por lo que percibimos a través de los ojos.

imagen

¿Miedo al qué dirán? Aquí te damos los mejores consejos para lanzarte a la piscina con una campaña rompedora

¿Sabes cómo hacer una buena campaña para generar un gran número de reacciones? Para conseguir el éxito, es importante que tengas en cuenta diferentes aspectos. La originalidad es fundamental, pero, si tu objetivo es crear una campaña rompedora, el método y la estrategia también son muy relevantes.

Establece un proceso de trabajo bien definido

En el sector de la publicidad y del marketing, los plazos y la presión son dos características muy habituales, lo que lleva muchas veces a bloqueos creativos. Por ello, definir un proceso de trabajo paso a paso te ayudará a diseñar una campaña que sea realmente rompedora. Estas son las etapas a seguir.

Define los objetivos y el briefing

Cualquier acción de marketing que lleves a cabo debe tener una finalidad. Esta puede ser generar ventas, aumentar el conocimiento de marca o dar a conocer un nuevo producto. Elabora cada objetivo siguiendo la metodología SMART (específico, medible, alcanzable, relevante y limitado en el tiempo).

Posteriormente, desarrolla tu briefing. Has de tener en consideración cuál es tu público objetivo, el mercado, el presupuesto y el tiempo que durará tu campaña.

Elabora el plan de medios y ponlo en marcha

El plan de medios es otro de los procesos imprescindibles que no debes perder de vista. Incluirá los diferentes canales donde se proyectará tu campaña. Estos se dividirán en offline y online dependiendo del target demográfico al que quieras impactar.

Además, otra de las mejores estrategias para elaborar una campaña que sea verdaderamente rompedora es el benchmarking. Analiza las acciones de tus competidores más directos para extraer sus fortalezas y debilidades. También puede servirte para coger ideas y adaptarlas a tu marca.

Una vez hayas elaborado el diseño creativo, ya podrás poner en marcha tu campaña y esperar a los primeros resultados.

Haz un seguimiento exhaustivo

Tu trabajo no acaba con las acciones de marketing. Recuerda que comunicas a personas, y estas van a reaccionar a lo que vean. Además, has de estar atento a posibles situaciones externas (nuevas tendencias, acontecimientos sociales…) que puedan ayudarte a lograr un mayor impacto en tu campaña.

Por tanto, has de estar siempre pendiente de los comentarios de tu audiencia y ver si hay sucesos de los que puedas sacar partido.

Aprovechar el tirón de los denominados haters

¿Tienes miedo al qué dirán? ¿Estás asustado por si el efecto de tu campaña es el contrario al esperado? Aunque no lo creas, puedes beneficiarte de los haters. Por ejemplo, en el fútbol, los seguidores de Leo Messi odiaban a Cristiano Ronaldo, y viceversa. No obstante, en lugar de empequeñecer sus imágenes respectivas, el efecto era el contrario.

La competencia y las críticas permiten que se hable de ti. Lo mejor de una campaña para aumentar su alcance es que se hable de ella, ya sea para bien o para mal. Esto significará impactos totalmente gratuitos. En el mundo digital. si no se habla de tu marca, es como si no existiera. Ten en cuenta que, actualmente, 9 de cada 10 españoles están presentes en las redes sociales.

Por esta razón, la mayoría de las empresas han decidido modificar su estrategia. Generalmente, cuando llegaba una crítica trataban de esconderla y que no saliera a la luz. En la actualidad, son capaces de darle la vuelta y transformar una conversación negativa en positiva.

En resumen, es importante que apliques una estrategia rompedora con creatividad para saber cómo hacer una buena campaña. Además, no has de preocuparte por los haters, ya que es un fenómeno natural en todos los sectores de la sociedad. Solo debes intentar sacar el máximo provecho a las críticas para transformarlas en impactos positivos para tu marca.

¿Qué es un monograma y por qué es tan relevante para una marca?

Logo sencillo

Todos sabemos lo importante que es crear un logotipo para representar gráficamente las marcas de las empresas. Sin embargo, no siempre lo complejo es lo más atrayente, y menos para el mundo del marketing. Aunque hay muchos tipos, generar un logo sencillo, en forma de monograma, es uno de los aspectos fundamentales para obtener el éxito. En este artículo explicaremos qué es este tipo de símbolo visual y por qué es tan importante trabajarlo, a ser posible, de la mano de profesionales de la innovación gráfica, como nosotros.

¿Qué es un monograma?

Un monograma es un logo simplificado que proviene de la combinación de dos o más letras y dan lugar a un símbolo con composición equilibrada. Su propósito es ser reconocido, es decir, conseguir que los clientes sepan qué empresa lo ha creado nada más verlo. Piensa que siempre será más fácil recordar dos o tres iniciales que nombres completos de empresas.

Tanto para crear una startup como para darle originalidad a un negocio familiar, entre otros muchos ejemplos, los monogramas se convertirán en la mejor manera de mejorar el reconocimiento de la marca de empresa.

Personalización profesional de un logo simplificado

Como es lógico, cada uno de estos motivos visuales corporativos está personalizado y no hay dos iguales. Sin embargo, algunas compañías no se esmeran mucho y efectúan monogramas muy similares a otros ya creados. Ese, ya te adelantamos, no es el camino adecuado para que tu logotipo sencillo se quede retenido en la mente de tus clientes.

El quid de la cuestión está en dedicar tiempo para crear un monograma original, llamativo y que exprese creatividad en cada punto de su forma. El objetivo no es solo agilizar la comunicación visual, sino demostrar ese lado creativo que las empresas pueden ofrecer. Si un negocio cuida su monograma, es señal de que se preocupa por mostrar una imagen elegante a sus clientes y, por tanto, brindará más seriedad y confianza a estos.

Como expertos en el sector, te animamos, no solo a crear un motivo que englobe ciertas iniciales, sino a que transformes a estas en una imagen directamente asociada al sector del negocio. ¿Difícil? Tranquilo, que siempre podrás echar mano de empresas especializadas, como la nuestra.

Al fin y al cabo, se trata de suscitar emociones positivas al ver un logo sencillo y, para ello, nada mejor que dar lugar a un símbolo versátil y fácil de memorizar.

¿Dónde utilizar un monograma?

Ahora ya sabes que estos logos simplificados sirven para resaltar la personalidad de las marcas de empresas, además de destacarse y llamar la atención ante su público objetivo. Por ello, queremos darte algunas ideas de dónde utilizarlos en un negocio:

  • En Internet: son muchos los lugares donde se puede acoplar un monograma. Citaremos, entre otros, en páginas web, en imágenes de portada o de perfiles, en firmas de correos electrónicos y en iconos de apps.
  • Para hacer marketing directo en vallas de publicidad, campañas de buzoneo, letreros en escaparates, etc.
  • En los propios productos: aquí se engloban todos aquellos embalajes o etiquetas que se colocan en ellos, sin importar el sector del negocio. Podemos hablar de un bote de comida, del mismo modo que de fundas para smartphone, camisetas o bolsos.
  • Artículos relacionados con la imprenta: confeccionar, por ejemplo, cuadernos, calendarios, sobres, agendas o tarjetas de visitas con un monograma es perfecto como seña de identidad.

En conclusión, ahora que ya sabes lo importante que es crear un logo sencillo para un negocio, solo nos queda recordarte la importancia de trabajarlo. Te recomendamos que siempre apuestes por crear un diseño simétrico entre las letras, además de minimalista, pero que nunca te excedas con el uso de colores. No olvides que los profesionales contamos con los recursos adecuados para conseguir resultados satisfactorios.

Cómo hacer marketing sin dejar de ser responsable con el medio ambiente

¿Se puede hacer marketing siendo, a la vez, responsable con la sostenibilidad? Por supuesto que sí. De hecho, el auge de la publicidad enfocada al respeto al medio ambiente es algo que todas las empresas deberían hacer para aportar su granito de arena en el cuidado de nuestro planeta. Asimismo, no cabe duda de que es un gran ejemplo de responsabilidad social, además de empresarial. En este artículo citaremos algunos métodos para lanzar campañas de publicidad sin perder dicho compromiso ecológico.

Los consumidores fuerzan a crear campañas publicitarias basadas en sostenibilidad

Cada vez hay más clientes y consumidores que demandan productos enfocados en el compromiso verde, es decir, que sean responsables con el medio ambiente. Por ello, el sector del marketing también ha tenido que dar un giro y enfocar sus campañas en lanzar mensajes sostenibles.

Sin embargo, debes tener en cuenta que el punto clave no es crear publicidad sostenible con el fin de hacer simplemente un buen lavado de imagen de empresa o poder conseguir las ayudas del Estado. El objetivo principal es generar un negocio que sea realmente responsable con la ecología. En otras palabras, no vale solo decirlo, sino demostrarlo. Por ello, las empresas, además de ‘vender’ sostenibilidad, también deben preocuparse de tener una huella de carbono neutra.

¿En qué consiste el marketing sostenible?

Este concepto nace de la necesidad de mostrar al público o clientes que la empresa en cuestión se esfuerza en minimizar los daños ecológicos a la hora de diseñar, producir, distribuir y promocionar sus productos o servicios. Este proceso publicitario no es fácil y muchas veces debe ir de la mano de expertos, como nuestra empresa que está especializada en ofrecer servicios de imprenta e innovación gráfica basados en un fuerte compromiso con el ecosistema. El proceso de crear marketing sostenible debe enfocarse en tres criterios:

  • Satisfacer las necesidades del cliente.
  • Conseguir los objetivos de la empresa.
  • Compatibilizar todos los procesos descritos anteriormente, como promocionar o distribuir, con el medio ambiente.

¿Qué diferencias hay entre el marketing basado en la responsabilidad social del tradicional?

Para que puedas ver claramente las diferencias entre la publicidad clásica y la sostenible, queremos que entiendas el enfoque de cada una de ellas.

El marketing tradicional está enfocado en fijar precios en los productos, cómo promocionarlos con éxito y cuál es el proceso de distribución que más beneficio brinda a las empresas. Por el contrario, el marketing basado en la sostenibilidad está centrado en promocionar productos que cubren las necesidades de las personas sin hacer daño al planeta o, al menos, con el mínimo posible.

Esta publicidad verde abarca una gran dimensión social, ambiental y económica, donde el fin es crear acciones y estrategias para producir servicios o productos sostenibles. Es decir, no está enfocada en los beneficios económicos como parte principal sino en fomentar la responsabilidad social y la ética dentro de la promoción de cada uno de sus productos o servicios.

Por todo ello, las premisas de la publicidad ecológica están basadas en hacer una buena planificación e investigación sobre los conceptos que la empresa quiere transmitir a sus clientes, además de analizar constantemente los procesos para ser un negocio ecológico.

¿Cómo aplicar la sostenibilidad en la publicidad?

Los métodos fundamentales son, entre otros, poner atención a los cambios producidos en la industria, además de buscar el menor impacto para el ecosistema. Análogamente, trabajar siempre a largo plazo y producir un impacto positivo en la sociedad. Por último, también es crucial interesarse por el bienestar de los empleados y la fidelización de los clientes.

En conclusión, sostenibilidad y publicidad deben ir de la mano para demostrar a los clientes que están delante de una empresa comprometida con el planeta. Por suerte, los expertos conocemos los modos más eficaces para desarrollar campañas de marketing totalmente ecológicas.

Los 5 grandes pilares de la comunicación de marca

La empatia, la cercanía y la transparencia son algunas virtudes capaces de vincularse a la comunicación empresarial. Al final, lograr transmitir estos valores al consumidor se traducirá en algo con lo que sueñan las empresas: la fidelidad de sus clientes.

Cómo conseguir la fidelización del cliente

La manera en que los consumidores perciben tu marca es clave para su éxito. En consecuencia, la personalidad que se le otorgue y cómo lo comuniques debería ser primordial para ti. Una de las cosas a tener en cuenta es que el usuario puede entrar en contacto con tu negocio a través de diferentes fuentes. Por tanto, la estrategia de comunicación se ha de adecuar a cada uno de ellas.

Normalmente, los consumidores tienen una reacción visceral hacia un negocio, de la misma manera que tendría con una persona: pueden sentir conexión positiva o negativa. Estas emociones son tan poderosas que están relacionadas directamente con la cuenta de resultados de la empresa.

Los pilares de una marca son el conjunto de características que conforman su identidad y esto influye en cada punto de contacto, interacción y experiencia del usuario. Estos son los 5 principales:

1. El propósito

Para comunicar a tu público el propósito de tu marca, te puedes hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué existe tu empresa?
  • ¿Qué la hace única?
  • ¿Qué quieres hacer?

Una vez dada forma a estas preguntas, se convertirá en un mantra que afectará a todas las decisiones futuras que se hagan desde comercial. Es vital tener en mente al público objetivo a la hora de confeccionar este propósito. El mensaje llegará a todos, pero tendrá más impacto en tus potenciales clientes.

2. La percepción

Se trata de cómo los clientes y potenciales perciben tu negocio. Esto estará determinado por la información de tu marca en soporte electrónico, físico, las reseñas, el marketing que hagas, etc. Aquí es fácil suponer que ellos ven tu marca como tú la ves, y esto es un error.

La única manera de saber esta percepción es preguntándoles directamente, ya que el sentimiento de los consumidores está muy relacionado con su intención de compra. Cuanto mejor sea la percepción de tu marca, mayor fidelización del cliente conseguirás.

3. La identidad

La identidad está muy relacionada con la personalidad que tenga tu negocio, es decir, quién eres tú como empresa. Para comunicarla, tienes que cuidar tu punto de vista, el tono de los mensajes, los colores y tipografía del logo, el idioma que se usa, etc. En fin, el conjunto de características que hacen de tu negocio algo único y diferente a los demás.

4. Los valores

Para dar respuesta a este importante pilar, es necesario pensar con profundidad sobre ello. Los valores con los que más se identifican las marcas son: diversidad, integridad, accesibilidad, amabilidad, confianza, etc.

Y luego es necesario transmitírselo a la audiencia, ¿cómo? Con una política de responsabilidad corporativa firme, con apoyos a diferentes actos o colectivos, haciendo donaciones, etc. En definitiva, no solo contándolo sino con hechos concretos.

5. La experiencia

El pilar de la experiencia tiene la facultad de unir todo lo dicho anteriormente y el impacto que ha tenido tu marca en tus clientes. Una buena experiencia, acorde a los valores y la identidad que se comunican, es muy poderosa a la hora de fidelizar a los usuarios.

En definitiva, la empatía a la hora de comunicar los principales pilares de una marca, tendrá un impacto directo en la identificación de esos valores. Los principios, el propósito, la identidad de una empresa no solo se dicen, sino también se demuestran con hechos. El público objetivo sabrá reconocer estos pilares en ellos mismos.

Qué diferencia una buena campaña de comunicación de una que pasa desapercibida

La estrategia de comunicación que emplee una empresa para sus productos y servicios es vital para tener impacto en su audiencia. A la hora de planificar las acciones es fundamental confeccionar un buen mensaje, a poder ser, sorprendente. Te contamos cómo.

Cómo hacer un buen branding

El branding o la gestión de marca incluye planes de comunicación que sepan hacer llegar el propósito y el carácter de la marca a los consumidores o el público objetivo. Para que el mensaje llegue tal y como nosotros queremos, aquí van una serie de consejos.

Investigar y programar

Para tener un mayor impacto en nuestro público, hemos de conocerlo bien y saber situarlo. A partir de ahí, diseñar campañas a medida, cuidando el mensaje, las formas y los canales de comunicación serán las prioridades para cualquier departamento de comunicación.

Planifica y programa todo el contenido que te interese difundir. A partir de ahí, el equipo de comunicación se podrá poner manos a la obra para crear historias que enganchen y que conecten con la audiencia.

La conexión emocional

En la comunicación, es bastante usual darles a los consumidores información técnica; en ocasiones, esto es esencial para vender ciertos productos o servicios, además de crear conciencia de marca. Pero, comunicar «por qué» estás vendiendo, o «por qué» creaste tu negocio también es necesario y no es tan simple.

En el mercado, habrá muchas empresas que tengan algo similar a lo tuyo, por eso es tan importante el «por qué», ya que esto es diferente en cada empresa. En un mundo donde hay tanta oferta, son los valores fundamentales de tu negocio lo que lo diferenciará de sus competidores.

¿Por qué decidiste crear tu empresa?, ¿por qué la gente debería comprarte a ti y no a otras marcas? Construir una conexión emocional con tu audiencia al determinar su «por qué» es una excelente manera de comunicarse.

Crear valor

Crear valor con la comunicación no es fácil, pero es necesario para mostrar bien los beneficios de tu marca a los clientes potenciales. Usando gráficos, estadísticas, casos de estudio y testimonios se puede crear un ecosistema positivo en torno a tu negocio y dar credibilidad a la marca.

Involucrar a los empleados

Al igual que un negocio sin clientes no existe, tampoco tendrá éxito sin empleados comprometidos. Un equipo que reconoce y adopta la cultura corporativa es un equipo que va a vender más, ya que se convertirá en su pasión. Los empleados tienen sus círculos sociales y redes donde pueden promocionar el producto o servicio que venden de forma muy natural.

En torno a ellos se puede establecer los embajadores de marca, que nace de un sentimiento de gratitud de los empleados con la empresa. Se sienten bien y confían en lo que están vendiendo, haciéndolos sentir orgullosos. La empresa que consigue esto tiene más probabilidades de alcanzar el éxito que aquella que tiene a su plantilla descontenta.

Aprovechar al máximo el marketing digital

El marketing digital se complementa con las campañas de comunicación para potenciar el mensaje principal. Hoy en día, Internet es una estupenda herramienta para llegar a más personas y mostrar una marca desde diferentes perspectivas. Aprende a utilizar el marketing digital para conocer a tus usuarios, saber qué es lo que quieren y qué les puedes ofrecer tú.

En definitiva, diseñar campañas de comunicación con impacto dependerá de ciertas variables. Saber conectar emocionalmente con tu público o mostrar los valores de tu empresa pueden ser útiles. También es vital conocer y utilizar las herramientas de marketing digital y lograr comprometer a tu plantilla. Así, tu campaña no pasará desapercibida para el público objetivo.